Los niños pueden comer la cantidad que quieran, siempre y cuando sean productos saludables

Vida y Estilo
Typography

El prestigioso nutricionista y dietista Julio Basulto ha descifrado las claves y errores para que los padres puedan aplicar una correcta alimentación con sus hijos.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que la obesidad y el sobrepeso en niños (5 a 9 años) está cercano al 24.6% de la población, además en niños entre 0 a 5 años, la situación es más preocupante, pues la obesidad y el sobrepeso llegan al 7.6% de esa población, siendo Perú uno de los países donde la problemática se está extendiendo más rápido.

Asimismo, con relación a este resultado y teniendo en cuenta la importancia de la buena alimentación en la etapa infantil, la Universidad Internacional de Valencia celebró una Masterclass con el experto en nutrición y alimentación, Julio Basulto, prestigioso y mediático divulgador nutricional y miembro de diferentes asociaciones y paneles de expertos como el Panel de la Organización Mundial de la Salud Nutrition Guidance Expert Advisory Group (NUGAG). Su Conferencia online, organizada por el área de Ciencias de la Salud de la Universidad Internacional de Valencia, se centró en los problemas, animadversiones o patrones de consumo que aparecen en la alimentación infantil, comprendida desde el nacimiento hasta la adolescencia.

El experto destacó que los padres son los primeros que deben dar ejemplo a los niños y deben convertir el momento de la comida en una experiencia saludable y de disfrute para sus hijos. 

Asimismo, Julio Basulto destacó que “si queremos que nuestros hijos coman bien lo primero que tenemos que hacer es tener alimentos saludables en casa. El problema es que los niños, incluso en edades muy tempranas, comen muchos productos poco saludables y vacíos nutricionalmente”.

El experto repasó también alguno de los errores más comunes que cometen los padres con la alimentación de sus hijos, “los padres hacen todo con buena intención, pero determinadas actitudes pueden generar efectos adversos en los niños. Por ejemplo, hacer que el niño se coma todo lo que hay en el plato o decirle que no coma más puede generar intolerancia a determinados alimentos o trastornos alimenticios”. La solución según el experto es que “tenemos que permitir que los niños coman lo que quieran, cuando quieran y la cantidad que quieran siempre que lo que tengan a mano productos saludables”.

Por otro lado, el nutricionista manifestó que, en estas edades “los niños presentan un apetito errático e impredecible y, además, tienen necesidades calóricas variables por lo que no todos los niños comen igual, por eso es preferible que sean los niños los que regulen lo que coman y no forzarles”. Además, dar determinados alimentos como premio o insistir para que los niños coman son otros de los errores más frecuentes que cometen los padres según el nutricionista que también aconseja evitar las prohibiciones porque “prohibir es despertar el deseo”.

Sin embargo, tal y como manifiesta Julio Basulto “nos preocupa que nuestro hijo no se acabe lo que hay en el plato o que no tenga apetito y no nos preocupa que pueda estar ingiriendo más calorías de las necesarias”.

 

 

 

Slider