Moda digital como respuesta en la era post Covid-19

Vida y Estilo
Typography

Un informe de la especialista en datos y análisis GlobalData, reveló que el gasto mundial en moda se contraerá en cerca de US$ 300.000 millones en este año, además, que el mercado mundial de la confección se reducirá más del 15%.

 Entre el 2016 y 2019, el sector de la moda peruana había alcanzado un crecimiento promedio de 7%, así lo reveló el gerente del Gremio de Indumentaria de la Cámara de Comercio de Lima. Al respecto, Mireia González, Codirectora del Máster en Dirección y Creación de Marcas de Moda de la Escuela Superior de Diseño de Barcelona (ESDESIGN), explicó: “Parece que tenemos un mundo devastado después del COVID-19 y que tenemos que reconstruirlo”.

Pero no hay que dejar que el temor domine a las personas, porque si eso pasa y se ‘deprimen’ dejarán de comprar y eso sí que sería el fin; no podemos permitirlo, las máquinas no se pueden detener, hay que repensar y acelerar esos procesos de transformación que, en realidad, ya estaban siendo implementados, pero ahora hay que hacerlo de manera más veloz. González agregó que, en la actualidad, el modelo masivo basado en el consumo rápido y conocido como fast fashion ha ‘muerto’ o por lo menos está profundamente herido, además está lidiando con el estigma de ser un sector ‘destructor’ del planeta. En esa medida, todas las actividades que se estaban trabajando para hacerlo más eficiente deben fortalecerse, pero con un nuevo enfoque que -también- debe tener una alta prioridad y es el de ser más digital.

Las implementaciones de tecnología han contribuido a lograrlo y parece que esto aportará bastante a la su recuperación económica. La unión entre moda y tecnología no es nueva, de hecho, en la ‘pre-pandemia’, en pleno debate sobre la crisis ecológica, llevó a cabo un gran impulso de escenarios para el futuro y allí la moda digital empezó a configurarse como un modelo de negocio nuevo, pero ¿qué es? ¿pagaremos por lo que en realidad no existe? o ¿es posible la moda virtual? “Este tipo de moda es toda aquella que se basa en lo digital y tiene por lo menos una parte de irrealidad creada con tecnología”. Hay varios ejemplos para conocer su dimensión: está el caso de las camisetas que se transforman con filtros digitales.

Las camisetas siempre fueron desde la oleada hippie un soporte de comunicación de ideas y reivindicación. En un momento histórico donde “todo” pasa por el activismo, la camiseta podía transformarse en un soporte de protesta infinito, entonces ahora ¿por qué no tener una camiseta real (comprada) y cambiar el mensaje de manera digital, a través de una app”, explicó la experta de ESDESIGN.

Por su parte, algunas marcas se han apuntado a la tendencia, acá otra ejemplificación: los consumidores van a una cuenta de Instagram de una marca, presionan el ícono del filtro, seleccionan un diseño y apuntan la cámara de su teléfono a un punto de seguimiento particular incrustado en su camiseta real un diseño, por un costo determinado, adquieren una prenda real, pero tienen múltiples versiones para subirla a las redes. Aunque puede parecer absurdo pagar por algo que no existe, los usuarios de la moda están dispuestos a hacerlo y comprarán más por lo que la marca significa, por ser fans y por pertenecer a una comunidad, no entienden la moda como una propiedad sino como una experiencia.

Por supuesto, después las podrán adquirir “realmente” a través del Marketplace, si así lo desean.

Slider