Cuando las marcas se deciden a poner a prueba las capacidades de sus modelos a veces caen en las locuras y este fue el caso de Land Rover que puso a su modelo Discovery Sport a hacer algo que para muchos resultaría impensable: remolcar vagones de un tren.

Slider