Según el informe de Olivia, “Transformación para el new normal”, realizado a 150 ejecutivos de 7 países de empresas relacionadas a los sectores retail, consumo masivo, hotelería, banca, entre otros, el 72% de los ejecutivos encuestados, manifestó su incertidumbre respecto a los cambios que sufrirán los clientes y un 66 % de ellos no saben cuáles serán los cambios de comportamiento que tendrán sus propios colaboradores frente a la “Nueva normalidad”.

El Cambio: es lo único constante en la vida. Lo magnífico del cambio es que nos incita (o incentiva) a pensar diferente y a adoptar una mentalidad de crecimiento. La capacidad de pensar diferente nos permite sentar a la curiosidad, a nuestra mesa. Nos ayuda a adoptar los desafíos con visión. Nos hacer creer que todo es posible.

Por ser un sector que se encuentra en una situación de desventaja y vulnerabilidad debido a un menor acceso al financiamiento y dada la crisis sanitaria mundial por la COVID-19, las MIPYMES ya cuentan con alternativas de financiamiento para mantener e impulsar su desarrollo productivo.

Durante la emergencia mundial muchos de los negocios de tantos jóvenes emprendedores se han visto afectados por la crisis del covid-19, mostrando una gran preocupación por continuar manteniendo a flote su trabajo y conectarse con su público en este tiempo.

Nuestra vida cambió, el home office se ha vuelto común. Dada la coyuntura, las contrataciones de personal y los procesos de selección se realizan de forma virtual. Esta modalidad genera cierta inquietud en el entrevistado, ya que no es lo mismo estar con el entrevistador en persona que teniendo la pantalla del computador de por medio. 

Desde hace un tiempo, las empresas han comenzado a emplear el Big Data, con el fin de aumentar su competitividad en las distintas industrias. Esto debido a que permite crear modelos estadísticos y predicciones, reduciendo los riesgos de operación al incursionar en un mercado y plantear nuevos cambios.

Slider